Galletas de harinas de arroz y maicena y manteca: polvorosas


Este es uno de los tantos dulces  que ha logrado superar  los doscientos años transcurridos desde que nuestros países eran una colonia española.  Tiene un evidente parentesco con los polvorones españoles  y con los alfajores argentinos.  Y resiste muy bien la sustitución de la harina de trigo por harinas aptas.

Además, tiene otra aplicación de la cual hablaremos un dia de estos.

  • 1/2 taza de harina de arroz
  • 1/2 taza de  maicena  (maizina, fécula de maíz)
  • ½ taza  (4 cucharadas) de manteca  de cerdo o de manteca vegetal  a  temperatura ambiente.  Puede ser la americana  Crisco, la  venezolana Los Tres Cochinitos , la centroamericana DORAL o la mexicana INCA, que es mixta ya que lleva los dos tipos de manteca
  • 1/4  taza de azúcar
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/8 de cucharadita (o la punta de un cuchillo)  de sal

Antes de empezar la elaboración de estas galletas, es conveniente modificar la  altura de la bandeja de horno, que debe quedar a unos 12/15 cm.  de altura con relación  del fondo del mismo y precalentar a 300ºF o     140º C.

Unir bien,  revolviendo, los ingredientes secos: harinas, sal y canela.  Cernir con la ayuda de un colador.  Añadir el azúcar y mezclar bien.  Si el azúcar está muy granosa o tiene tiempo almacenada, se sugiere  pulverizarla en  la licuadora.

Efectuado este paso, añadir la manteca.  En los primeros momentos, tal como se hace cuando se  elabora pasta quebrada,  puede usarse un tenedor para  mezclar los ingredientes.  Luego se procede a amasar con las manos durante diez a quince minutos, aunque ciertas reposteras recomiendan mayor lapso.

Tomar trocitos  de la pasta, formar una pelotica entre las palmas de las manos, aplastar con cuidado.  Deben quedar unos redondeles de pasta  lisos en la superficie y los bordes, de unos  4,5 a  5 cm. de diámetro y máximo 1 cm. de espesor.  Colocar en una bandeja de hornear, si posible cubierta con una lámina de  silicón. Hornear por espacio de unos 30 minutos hasta que, al levantar  una de las galletas con una espátula,  se observe que empieza a dorar por debajo.  Retirar, dejar refrescar unos minutos. colocándolos sobre papel absorbente. Si se desea, espolvorear con azúcar pulverizada y canela y dejar enfriar del todo antes de guardar en recipientes herméticos.

Tambien es posible cubrir, por encima, con una pasta hecha con maní  (cacahuete) tostado y almendra   (en mayor cantidad que el maní) y algo de azúcar, que se trabaja en la licuadora con la ayuda de un poquito de agua.  O unirlos de a dos con esa pasta,  o con dulce de leche  (arequipe) al estilo de los alfajores argentinos. 

 Aca tienen una presentacion, un poco mas elegante., de nuestras polvorosas

About these ads

Acerca de celiacoslatinoamericanos

Mujer, venezolana, celiaca. Me gusta cocinar y jugar en la computadora, leer y los animales de cualquier tipo.
Esta entrada fue publicada en Recetas cocina sin gluten y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Galletas de harinas de arroz y maicena y manteca: polvorosas

  1. Sonsoles dijo:

    Pues si que es una receta tradicional en España, pero claro con harina de trigo, se hacía sobre todo en los bautizos y en los velorios de los decesos.
    Yo las he trabajado con mi madre para ambas situaciones, que al igual que las rosquillas llevaban mucho trabajo sobre todo a la hora de hacer la masa y trabajarla, eramos tres mujeres y no dábamos abasto.En España la masa se aromatizaba con licor o bien con un vino seco moriles, nosotros lo hacíamos con moriles.
    Esta variante es estupenda y a mi juicio como digo siempre mucho más sana y más ligera. Creo recordar que la manteca de cerdo era fundamental en esta pastelería “a la española”, al menos eso recuerdo y tengo anotado en mi cuaderno de recetas que desde niña empecé a hacer.
    Gracias Olguita, me estas mostrando que sin ser celiaca , al iual que Pikerita, se puede cocinar mucho mas sano e igual de rico,Estas variantes enriquecen , suman en vez de restar, además de su valor para los celíacos.
    Un beso enorme.

    • La manteca de cerdo era lo que se usaba, en España y en Latinoamérica, para freír y para un buen número de masas. Porque cualquiera podiá criar un animal de esos con poco gasto: desperdicios básicamente. Al tanto que el aceite era caro, a menos que tuvieras un olivar. Luego se invirtió la situación, pero eso ya fue bien empezado el siglo XX.

      Lo único es que en España es un poco difícil encontrar la manteca vegetal. Tal vez la Crisco pero mejor no la Inca mexinana, porque esa es mitad vegetal y mitad cerdo.

      Tambien he visto la receta hecha con unto de ganado. Pero ahi no tengo ni idea de si es mas o menos pesado ni de a que sabrán.

      No se si te has fijado en que la receta es fácil de aumentar, multiplicando las cantidades por dos, tres o lo que creas necesario. ;-)

  2. Soy de Argentina, precisamente de Tucuman,me interesa todo de celiacia ya que lo padesco,besos.

  3. Soy de Argentina, de Tucuman,me interesa todo lo que tenga que ver con celiacia,me gustaria seguir leyendo sobre esta patología ya que la padezco.besos

    • Cintia, tal vez uno de los post mas completos sobre el tema “soy celiaco. ¿Y ahora que hago, como debo comportarme?” se encuentra en la web celiacos.mforos. Aqui: http://celiacos.mforos.com/69494/9600522-el-post-de-los-nuevos-tienes-dudas-comienza-por-aqui/.

      Por lo demas, si pones en tu buscador la palabra “celiacos” o “recetas para celiacos” te saldran casi diria que cientos de webs y blogs sobre el tema. Este blog existe solo porque en latinoamérica es difícil que las personas que viven lejos de nuestras capitales, logren encontrar harinas especiales para celíacos. O pasta, o panes, o galletas. O goma guar o goma xantana.

      Entonces, hay que improvisar o adaptar antiguas recetas. Especialmente aquellas que pueden sustituír el pan, las de pasteles salados, tortas dulces, galletas u otros postres igualmente dulces que pueden ser indispensables para los niños. Pero como por estos lados, salvo en Argentina, no hay trigales, mas o menos estamos acostumbrados a usar harinas que no sean de trigo y a hacer tortas con masa de mandioca, papas o maíz tierno. Por lo cual le estaré eternamente agradecida a mis antepasadas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s