Rosquitas y arepitas dulces de maíz


Estas antiquísimas  rosquitas y arepitas dulces tambien conocidas entonces como manducas,   eran un pre-desayuno frecuente  en los mercados de la Caracas de los años 50  y empiecen a contar hacia atras.  Acompañadas por lo general con café negro, tan pronto se hacían como desaparecían.  Tambien solían hacer su aparición  en los frios dias decembrinos,  cuando las misas “de aguinaldos “(villancicos, posadas)  eran seguidas por las patinatas, o sea por los adolescentes  montados sobre patines de ruedas.  Hoy en dia solo se las encuentra en casas con costumbres tradicionales.  Pero realmente son muy sabrosas y pueden hacer una perfecta merienda o acompañar a un desayuno dominguero.

En la foto de la arepita no se ve muy bien.  pero normalmente en el centro se levanta una costrita de maíz, bastante crocante. 

Por supuesto, la masa es igual para ambas  cosas que solo difieren en la forma que se les de. Lo cual influye, aunque no se crea, en el sabor del producto terminado

1 1/2 tazas de harina de maíz precocido.  Cuidar sea sin gluten ni trazas del mismo.
1 3/4 tazas de agua tibia
7 cucharadas de almibar (melado) de papelón (panela, raspadura, chancaca, piloncillo) o de azúcar moreno, espeso, hecho con 200 grs. de papelón o azucar y 1/2 taza de agua. Cuidar no se acaramele.
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de semillas de anís dulce.  No compar al granel o envasadas en el lugar de venta: pueden estar contaminadas con gluten.

1 cucharadita de polvo de hornear  para celiacos.  O tan solo bicarbonato de soda, si se prefiere
1 1/2 taza de aceite para freír

Poner en un cuenco el agua lo mas caliente  que se soporte, en la cual se ha disuelto la sal, e ir agregado la harina  moviendo con la mano y luego amasando. Añadir luego el anís, el almibar y el polvo de hornear. Formar una bola con la masa, cubrir con un paño húmedo y dejar reposar unos 20 minutos.

Tomar trozos de masa, de unos5 cm. de diámetro e ir formando, con las palmas de las manos, un cordón de unos2 cm de ancho por 12 de largo. Unir los extremos para formar la rosquita.

 O bien aplastar la bolita entre las manos para formar un disco de unos 6 cm de diámetro y un poquito menos de1 cm de espesor.

Poner el aceite en un caldero, calentar y freír las rosquitas o las manducas  de una en una o, si el tamaño del caldero lo permite de dos en dos o de tres, pero sin permitir que se sobrepongan unas a otras y dandoles vuelta, hasta que doren bien, sin quemarse.

  Las arepitas (o manducas) se abomban al cabo de un par de minutos y casi de inmediato están lo suficientemente cocidas como para extraerlas y ponerlas a escurrir.  Las rosquitas necesitan algo mas de tiempo, pero al dorarse están listas.

Retirar con espátula perforada y poner en papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Consumir calientes.   Van muy bien acompañadas de café negro.

Acerca de celiacoslatinoamericanos

Mujer, venezolana, celiaca. Me gusta cocinar y jugar en la computadora, leer y los animales de cualquier tipo.
Esta entrada fue publicada en Arepas y familia, Recetas cocina sin gluten, Tortas y otros postres y dulces. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Rosquitas y arepitas dulces de maíz

  1. Dela dijo:

    Esta receta y la de arroz con coco, y todas las recetas de este tipo a ver si un día las hago, aunque sea para ir probandolas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s