Pasta con salsa de tomates con ajo y albahaca


Es tal vez una de las salsas  mas  fáciles de hacer que yo conozco y, a la vez, con mucho sabor

varios ajos grandes, pelados y cortados en rebanadas muy finas

1 lata pequeña de tomates al natural. O seis tomates grandes, maduros, sin piel ni semillas, cortados en pedacitos pequeños.

6 u 8 hojas de albahaca desmenuzadas con la mano

chile (ají, peperoncini secos o frescos, en cuyo caso deben molerse), sal, pimienta

unas gotas de aceite

 

 

Desbaratar los tomates con la mano o aplastarlos con un tenedor.

Sofreír el ajo en el aceite apenas tibio,  hasta que empiece a chisporrotear. Agregar de inmediato los tomates y dejar cocinar, removiendo de vez en cuando hasta que empiece a espesar.

Añadir  el chile, la albahaca, salpimentar, poner una pizca  de azúcar si los tomates están muy ácidos, remover y dejar que la salsa termine de espesar. Rectificar la sazón y servir sobre los espaguetis.  No se  acostumbra  ponerle queso parmesano, pero tal vez un poquito de mozzarella sería aceptable.

 

Anuncios

Acerca de celiacoslatinoamericanos

Mujer, venezolana, celiaca. Me gusta cocinar y jugar en la computadora, leer y los animales de cualquier tipo.
Esta entrada fue publicada en Pastas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pasta con salsa de tomates con ajo y albahaca

  1. Lamentable esta receta…!! Un desbalance tremendo entre el ajo (demasiado), el tomate (poco), el aceite (casi nada) y la albahaca (POQUÍSIMA)… Para mí que el o la autor/a no pisaron nunca una cocina, escriben desde una oficina mirando recetas ajenas, pero mal..!!

  2. Pues verás. He hecho esa salsa no pocas veces, en mi cocina y conste que cocinera no tengo, soy yo quien cocina. Ya no trabajo mas en una oficina. Y, como he dicho, lo que intenta este blog es ayudar a quien por primera vez se enfrenta al problema de cocinar sin gluten y por eso procuro destacar que un altísimo porcentaje de las recetas caseras, las de toda la vida, en principio son sin gluten.

    Los ingredientes son esos. Ahora, el balance de los mismos debe ser ajustado al gusto de cada quien. Personalmente, cuando cocino (todos los dias) la última fase de la cocción es la de ajustar la sazón.. Un poquito mas de ésto, de lo otro está bien y, ¿no sería cosa de probar si le queda bien una pizca de aquello?

    Pero, si la receta no te gusta, simplemente con no hacerla tienes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s