Mote pillo


En Ecuador, Perú y Bolivia la palabra “mote”  indica maíz blanco  nixtamalizado o pilado, es decir sin piel,  y cocido en agua con sal.  En Perú lo sirven como acompañante de las comidas.  Y bastantes granos de maíz así cocido me robé yo, siendo niña,  cuando nos preparábamos para hacer las hallacas de Navidad y Año Nuevo.  Lo cierto es que me encantaba.

Pero esta receta de mote pillo, que encontré en Internet    -y cometí la falta de no copiar  la URL de la web o blog de donde la tomé  por lo cual pido excusas y si lo desea el autor, elimino el post-   resulta bastante agradable.  Acá la tienen:

“El mote pillo es una clásica receta de la Sierra ecuatoriana, creo que si alguna ciudad puede llamar suyo al mote pillo es Cuenca. El mote pillo es delicioso y muy fácil de preparar, consiste de mote o maíz pelado y cocinado que se fríe con

cebolla blanca (picadita, supongo)

ajo (majado o polvo de ajo si no tiene gluten)

achiote (onoto, bija, bixa)

huevos

leche

cebolletas (cebollín, cebolla larga, cebolla junca, poro, cebolla de cambray) picadita

cilantro o perejil, igualmente picado

Por lo general se sirve para desayunar y se acompaña con rodajas de queso y un buen cafecito caliente, el café es esencial, por lo menos para mí es imposible disfrutar del mote pillo sin café.”

Cuando probé a hacerla,  cociné los granos de maíz en agua con sal hasta que estuvieron “al dente” que es el punto justo para hacer la masa de las hallacas,  piqué menuda la cebolla y el cebollín, asi como el cilantro.  Hice algo asi como una cucharada de aceite achiotado  (si lo encuentran molido  este paso no es necesario, pero cuidado con el gluten) que reservé;  enjuagué la sartén; puse mas aceite y freí la cebolla, echándola a la sartén  con el aceite apenas empezando a tibiar, a fin de que no se dorara pero si tiernizara; añadí  el maíz y el aceite  achiotado  (onotado), le di unas cuantas vueltas y agregé la leche al ojo por ciento  y el ajo y le di vueltas hasta que los granos  terminaron de ablandarse y absorbieron la leche y en ese momento añadí la cebolleta, el cilantro  y los huevos previamente batidos como para tortilla o revoltillo que, por supuesto, revolví.    Y el resultado me gustó  -aunque sin queso ni café, porque no tenía ninguna de las dos cosas-   así que  lo traje para que también lo prueben otras personas.  Espero que mi procedimiento haya sido el correcto.

Anuncios

Acerca de celiacoslatinoamericanos

Mujer, venezolana, celiaca. Me gusta cocinar y jugar en la computadora, leer y los animales de cualquier tipo.
Esta entrada fue publicada en Platos a base de vegetales, Recetas cocina sin gluten y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s