Parmigiana de berenjenas


Se trata de una receta del sur de Italia. que extraje del libro “Cocina Mediterrànea de Sarah Woodward. No dirè  que es   para desmayarse del placer que se siente al comerla, pero puedo asegurar que la repetirè.  Es una receta casera, robusta y agradable al paladar.  Solo añadirè que aconsejo que al confeccionarla se tome en cuenta  lo siguiente (que aprendì al hacerla):  es mejor usar un molde cuadrado o rectangular, aunque las berenjenas no se corten en tajadas;  usar la salsa de tomate con discreción si no se desea obtener algo parecido a una sopa y, en cuanto a la albahaca, sugiero molerla con ajo, como para pesto, y ponerla en lugar de hojas enteras o picadas.

Parmigiana 1

1 berenjena grande  (o dos chicas) por persona

1 cebolla grande picadita

2 dientes de ajo, majados o pasados por el prensa ajos

1 Kg. de tomates maduros, sin piel ni semillas, picados en trocitos.  O cortados en rodajas, sin quitar la piel y semillas, fritos y luego pasados por la licuadora.  O  pasta (purè) de tomate que, en definitiva, ha sido lo que he usado las tres veces que la he hecho.

Orègano, de preferencia fresco, picado o molido, al gusto

Un manojo de hojas de albahaca

200 grs. de mozzarella

125 grs, de queso parmesano rallado

Sal, pimienta negra, aceite

 

Pelar las berenjenas y, verticalmente, cortarlas en tiras.  Si en el país donde  se prepare esta receta las berenjenas suelen tener sabor amargo,  salar  las tiras y ponerlas en un colador, por espacio de 1 hora,   para que suelten su jugo.

Poner al fuego una sartén con aceite.  Apenas tibie el aceite, poner la cebolla y cocinar a fuego bajo hasta que  sea tan tierna que se pueda partir un trozo con una cuchara de madera.  Subir el fuego y un minuto después agregar el ajo.  Al empezar a oler éste,  añadir el tomate y cocinar revolviendo a menudo para que se deshaga.  Si, al estar casi listo, se considera que la salsa es insuficiente, poner una o dos cucharadas de pasta de tomate  e ir diluyendo con agua.  Salpimentar  y agregar el orégano y dejar hervir unos minutos adicionales.  Antes de retirar la salsa del fuego, controlar la sazón. Puede que necesite algún edulcorante, sobre todo si se usa el concentrado de tomate.

Si la cocina tiene grill, poner las berenjenas previamente  enjuagadas y secadas en la bandeja del grill pintar con aceite, espolvorear con sal y  cocinar unos cinco minutos  Retirar la bandeja, voltear las berenjenas  y volver a pintar con aceite. Llevar al grill otros cinco minutos.  Si no existe el grill, hacer lo mismo  con el horno a 180º C o 350º F.   Si se prefiere, también pueden  freírse, pero el sabor  no alcanza el mismo nivel que con  la berenjena asada.

Tomar un molde pyrex  o un refractario de barro y poner en el fondo una capa de salsa.  Cubrir con la mitad de las berenjenas y èstas con la  mitad de la mozzarella, en ruedas o tajaditas,  y el parmesano.  Agregar una capa de hojas de albahaca, previamente  lavadas,  y  cubrir nuevamente con las berenjenas, la salsa de tomates y el resto de los quesos.

Hornear durante 30 minutos.  Servir caliente

Acerca de celiacoslatinoamericanos

Mujer, venezolana, celiaca. Me gusta cocinar y jugar en la computadora, leer y los animales de cualquier tipo.
Esta entrada fue publicada en Platos a base de vegetales, Recetas cocina sin gluten y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s